Noticias Criminociencia

Carácter Amorfo

Caracterológicamente el rasgo dominante del amorfo es una pereza radical, una inercia sin atenuantes. Como por otra parte es un primario que vive en el presente inmediato sin capacidad para reflexionar sobre las consecuencias de sus actos (lo que supondría una secundariedad que no tiene) es fácil presumir que frente a las necesidades primarias (hambre, sexo) carezca de todo dominio en sí, atento solo a darles inmediata satisfacción por la vía del menor esfuerzo. Como a menudo todo esto coincide con un descenso de la capacidad intelectual y moral, y con un déficit volitivo, el amorfo se deja arrastrar fácilmente hacia el delito sobre todo por influencia de otras personas, ya que no tiene aptitudes para resistir a las sugestiones del grupo.

Referencia

Marchiori, Hilda. (2009). Psicología Criminal. México: Editorial Porrúa.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*