La “No Inmediatez” del Sistema de Justicia Penal Acusatorio en México

Por Rubén Guerrero Abundis

La Justicia debe de ser pronta y expedita, es decir, deben de haber procesos sin lentitud y sin obstáculos, en forma igualitaria para todas las personas.  En un País en pro de avance para mejorar la Justicia, siempre debe acudir la inmediatez. Hay muchos aspectos que han perfeccionado, sin embargo, hoy en día se conocen algunas problemáticas que deben mejorarse, puesto que, se ve opacado uno de los pilares del Sistema Penal Acusatorio en México: el Principio de Inmediatez.

Comencemos remarcando que al efectuarse la noticia criminal, la policía acude aún en forma tardía, muchos delitos se han resuelto más rápido al acudir prontamente los primeros respondientes al lugar del llamado. Por otra parte, hablando de los Policías de Investigación y los Ministerios Públicos (Fiscales), la mayoría desconoce algunas oportunidades técnicas, actos de investigación, protocolos o solicitud de muchos peritajes, con los cuales se agilizaría la investigación de los delitos, sin embargo, todo encaja siempre en las deficientes capacitaciones o falta de vocación forense de quienes ocupan esos lugares. Hay quienes tienen miedo o duda de efectuar una acción de investigación y duran días o meses pensando, y sin embargo, hay quienes ese mismo día desarrollan cabalmente buenas operaciones.

Otra de las cuestiones que se ponen sobre la mesa, son aquellos Peritos Criminalistas que enfrentan casos o lugares de investigación complejos, siendo esto lo que bloquea sus capacidades, al no saber cómo trabajar para no omitir nada de lo solicitado, esto se debe también a la falta de capacitaciones actualizadas por buenos instructores y en gran medida a personal no apto, sin vocación forense adecuada.

Por otro lado, y sin menospreciar tantos problemas de inmediatez, debo mencionar que cuando se trata de una Audiencia de Juicio Oral, los testigos duran largas horas esperando para pasar al estrado a declarar, ese protocolo que hace perder tiempo a los testigos, siendo algunos Peritos y Policías que en sus lugares de trabajo les espera seguir laborando, actividades que dejan pendientes mientras termina un largo Juicio Oral. Y lo anterior juntémoslo a los tiempos en los que el Perito, Policía o Fiscal estudiaron académicamente y técnicamente lo pertinente por días.

Algo también muy notable son las llamadas Audiencias Diferidas, las cuales suceden en gran porcentaje, puesto que, la ausencia o falta de uno de los participantes provoca que ante el juez se difiera un Juicio Oral, retrasando la Justicia y por lo tanto la mal llamada inmediatez. Hay personas que van como testigos, que han acudido hasta 10 veces a la misma sala, en la cual después de horas esperando les dicen “se difiere hasta tal fecha” notificándoles que si no se presentan en la próxima habrá sanciones. Puede que suene a paradoja, pero si los ausentes justifican su falta por alguna razón de forma continua cada día al cual se difiere, debe crearse otro sistema inteligente o estratégico para no generar que se difieran estos Juicios y así evitar la aberrante falta al Principio de Inmediatez.


Sobre el Autor: Licenciado en Criminología con Maestría en Criminología y Ciencias Forenses.


Si te ha gustado el Artículo da clic aquí:



Sigue Criminociencia en Facebook:


Derechos Reservados © EDITORIAL CRIMINOCIENCIA.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Editor.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*