No es Legal sin Abogado

Por Rubén Guerrero Abundis

Un día en mi infancia me pidieron en el nivel preescolar que saliendo me esperara a que llegara mamá, que no podía retirarme a mi casa solo, y pensé que yo podía solo llegar a casa, pero mamá o familia siempre pasaban por mi.

Paso el tiempo y ya estaba en la escuela de nivel primaria, al salir nos daban permiso de retirarnos solos, recuerdo que aún estaba pequeño y en algunas ocasiones llegaba a casa solo. Pero un día de esos al regresar a casa solo de la escuela, de frente ví a una persona alcoholizada de aproximadamente 50 años de edad, que entre más cerca la veía más miedo me daba, siendo el panorama de yo solo contra el mundo en una calle en soledad, así es que, el alcohólico se quitó el cinturón y que me corretea, yo corrí tan rápido que llegué a otras calles algo lejanas a mi casa.

Lo perdí porque se quedó atrás y me mantuve esperando en una banqueta para que pasara el tiempo, en ese tiempo no tenía teléfono celular y no conocía a nadie, ese momento que te sientes indefenso en la vida, ese momento que hubieras preferido que mamá o familia nunca dejaran en ningún momento de ir por ti a la escuela, que la vida puede jugar contigo en cualquier momento. Entonces decidí irme hacia mi casa, llegué tarde y recibí una buena regañada.

Esto es similar a cuando un detenido, imputado o sospechoso en barandilla se encuentra sin defensor, es similar a sentirse acorralado por policías que probablemente lo tratarán como a un delincuente sin haberse aún llevado ante un juez, se sentirá menos al saber que le hablan con términos legales avanzados, que le hablan de responsabilidades que desconoce, así como de lo que es obligatorio y que no a su conveniencia.

Es aquí que quiero mencionar que las fotografías, huellas, muestras químicas o muestras biológicas que toman peritos a detenidos, son como aquellos golpes que me hubiera dado el alcohólico, que sin defensa de mi madre hubiera sido la peor tarde de mis días, es por eso que un detenido debe estar siempre con alguien que le explique que significa cada cosa, que si es su deseo no acepte. Porque si un perito lleva a cabo tal aberración se convertirá en aquel que aportará simples indicios del árbol envenenado.


Sobre el Autor: Licenciado en Criminología con Maestría en Criminología y Ciencias Forenses.


Derechos Reservados © EDITORIAL CRIMINOCIENCIA.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Editor.

Deja un comentario