Intervenciones Estadounidenses en México y su Influencia en la Violencia

Por Jorge Romero Segura

Es a través de los libros de historia que hemos visitado parajes en el tiempo sobre las intervenciones que ha sufrido nuestro país, tales como la invasión francesa.

A pesar de ser subestimados como un puñado de «indios», salimos victoriosos sobre el ejército más poderoso del mundo en ese entonces.

Bajo artimañas y estrategias anticipadas, como enviar pobladores a tierras mexicanas, tal cual como paracaidistas, fueron llenado tierras poco ocupadas, pero al fin del día territorio mexicano, si bien, superamos las fauces del Colonialismo Español y avanzaamos lento hacia el desarrollo, nuestro país ha tenido en cierta parte el desfortunio de tener como vecino a uno de los países mas belicistas.

Desde las trece colonias, las compra de condados fundamenta la idea imperial y expansionista, no obstante, se desarrolló el conflicto entre México-Estados Unidos por los años 1846-1848, aunado al problema con los movimientos federalistas, la perdida y anexión de Texas, acabando el capítulo negro e infame tratado de Guadalupe-Hidalgo, la perdida de Nuevo México, las Californias, Arizona. Observándose media República ocupada por el ejército americano, la debilidad en la posición en que se encontraba el país y entre otras, las indemnizaciones al gobierno Estadounidense.

Bajo una época entreguista por parte de gobiernos desde la Madrid hasta Peña Nieto, brevemente tenemos la devaluación del peso, el cambio del modelo económico (post-agrícola a post-industrial), o más bien dicho modelo neoliberal; la crisis del 1994, Tratado de Libre Comercio(TLCAN), entrega de la banca por Cedillo, Tratado de Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (ASPAN) por Fox, en donde entrega paulatinamente el petróleo (según el grupo activista conservador estadounidense judicial watch), PLAN MÉRIDA por Calderón y las reformas estructurales por parte de Peña.

Entonces, reflexionamos que para validar cada mandato fraudulento han tenido que visitar al Presidente de Estados Unidos y cumplir la agenda al pie de la letra, lejos de los travestismos y banderas políticas, la ecuación entre cada gobernante es la misma, que es el modelo neoliberal entreguista.

Ante esto vemos la particularidad de el Plan Mérida, que entrega la seguridad del país a manos de agencias Estadounidense, tales como ATF, CIA, DEA, FBI, siendo la revista Proceso quien dijera que tenían sus oficinas en Reforma 265, ciudad de México, en donde se efectuaba la logística y planeación de operaciones, entre dichos y rumores que incluso mencionaban que usaban uniformes de la marina y ejercito cuando se tratase de operatividad.

No podemos perder de vista tales operaciones como Rápido y Furioso, cayendo en el deliberado «error», o más bien estrategia, diríamos algunos, de internar un gran número de armas a fronteras mexicanas, a sabiendas del gobierno mexicano en turno, con la finalidad de que llegaran a manos de la delincuencia.

Estos tipos de actos solo agravan más la situación de inseguridad y violencia en el país, puesto que genera una balcanización de cárteles, quitando mandos delincuenciales de mayor antigüedad y rango de organizaciones estructuradas, pasando a cabecillas y micro células, generando mayor violencia e inestabilidad.

El Plan Mérida no fue más que una serie de contratos armamentistas y de agencias de seguridad en el país, siendo que la contra parte genera la inestabilidad, otorgando armas a criminales, es en sí, de conocimiento general que las batallas son por el control de zonas y rutas de trasiego, pero una vez que cruzando la frontera ¿A dónde va a parar?, ¿cómo se distribuye?

Informativos de otros países afirman que en situaciones como la Guerra de Afganistán fueron pretexto de entrada para el ejército Estadounidense de intervenir, deponer al gobierno, saquearlo y controlar la cuestión del petróleo, pero recordemos que Afganistán era uno de los mayores productores de opio, posterior a la entrada de los americano su producción aumento en 600 por ciento, siendo la CIA que controló parte de esos recursos y financió sus propias operaciones.

Ahora bien, ¿qué sucede con la situación en México?, ¿será pretexto de una nueva intervención paulatina para formar el cordón de seguridad estadounidense y tener mayor injerencia?, hasta ver lo que sucedió con el Plan Colombia, acabando con más de siete bases militares estadounidenses, con el argumento de combatir y prevenir la proliferación de carteles de la droga, puesto que la droga es el café de todas las mañanas de los Estadounidense, se cae a la razón de que no se extermina la plaga, solo se controla.

Tengamos en cuenta que es bien sabido que los Estadounidense cuentan con mucho poder financiero(sin justificación o sustento real), en breve, como son primera potencia económica y dictaron las reglas financieras, desde la victoria de la Segunda Guerra Mundial, la ley Nixon, en la que el oro perdía peso y lo ganaba la moneda de papel; no cuesta más que el papel impreso ser superpotencia, por eso la pelea interminable por implementar el comercio a base del sistema dólar, realizando una dolarización e inundando los bancos centrales de los demás países. Es ahí donde entra el paso bilateral de droga-armas y dólares, puesto que no puede haber una sobre producción de impresión de billetes, agravaría la situación de reventar una burbuja inflacionaria.

Nos topamos también con uno de los mayores problemas sociales y demográficos que se ha enfrentado desde hace tiempo el gobierno Estadounidense: la migración de latinos. Por eso ha servido la situación tripartita de inestabilidad, se matan mexicanos, se consigue droga y se venden armas.

Recordemos que de las 20 empresas armamentísticas más importantes a nivel mundial, 16 son Estadounidense, sin mencionar que son de régimen capitalista y crean las condiciones para consumir, es por ello que debemos pensar más allá el porqué el apuro de culminar el muro fronterizo, imaginemos el escenario de una zona de conflicto que escale hasta la inestabilidad e ingobernabilidad que no pudiese contener el gobierno mexicano, el gobierno vecino tendría que contener la situación y el muro no solo seria para remarcar las líneas fronterizas y establecer filtros, validaría el hecho de intervenir militarmente para contener la situación, misma que ya ha sido mencionada por el gobierno Estadounidense.

Recapitulemos concretamente lo dicho por la enigmática belicista Hillary Clinton, quien confiesa ante cadena televisiva el hecho de que el mismo gobierno Estadounidense entrenó, financió y armó al grupo talibán para librar indirectamente una guerra contra los rusos en Afganistán y deponer el entonces gobierno comunista en turno.

Han declarado incluso, que carteles mexicanos tienen fuertes nexos con grupos terroristas, esto ya es tema serio, afirman con fundamentos en mano que personajes de la alta cúpula política mexicana tiene ligamentos con la delincuencia organizada.

¿Qué podría hacerse ante este panorama?, la legalización y regulación de ciertas drogas será parte de la solución, recuperaríamos nuestra soberanía estableciendo rígidos filtros en las fronteras, depurando aduanas, la corruptela de las instituciones; regular y vigilar los recursos financieros y su procedencia, las instituciones bancarias y los paraísos fiscales que sirven por excelencia al lavado de dinero, blindar las fronteras y ser enérgicos contra el trasiego, eliminar paulatinamente del Producto Interno Bruto (PIB) los activos de la delincuencia y su procedencia con políticas económico sociales que ataquen los problemas de raíz profunda, siendo las causas de la causa y no las inmediatas de corto alcance.


Sobre el Autor: Licenciado en Criminología. Perito Criminalista.


Derechos Reservados © EDITORIAL CRIMINOCIENCIA.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Editor.


Derechos Reservados © EDITORIAL CRIMINOCIENCIA.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Editor.

Si te ha gustado el Artículo da clic aquí:



Sigue Criminociencia en Facebook:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*