La Especialización Forzada de la Criminología

O como insisten en Crear Criminologías Especializadas Donde no las Hay.

La Criminología ha tenido a lo largo de su desarrollo grandes representantes e impulsores. Ha tenido científicos que han contribuido para su fortalecimiento y ha tenido difusores de su conocimiento de gran alcance y prestigio.

Pero ahora con las redes sociales, la morbosidad por el crimen y el control desmedido de la información de esta ciencia pasa por una crisis práctica lamentable.

Hace algunos años se reavivó la idea de la especialización, la cual es muy necesaria para un adecuado estudio de esta ciencia, aunque la misma Criminología ya tenía sus especializaciones y áreas de aplicación desde hace mucho tiempo, pero se abordaron áreas poco exploradas y que se relacionan con ésta ciencia por el echo de que tocan el fenómeno antisocial, sin embargo, muchos dieron unos pasos agigantados y se brincaron la parte de la investigación y fundamentación de la teoría y llegaron a conclusiones vacías, propias de las que aportan las pseudociencias.

Se inventaron soluciones extraídas de otras disciplinas e incluso que ya se estaban aplicando. Defendieron su postura hasta el grado de denostar a quienes no se especializan o enseñar a otros las supuestas especialidades sin antes ellos conocer ciertamente los alcances.

Intentaron solucionar todos los problemas antisociales y no antisociales con esas especialidades, y a todo le pusieron antes la palabra Criminología, (Criminología Verde, Criminología Policial, Criminología Espacial, Criminología Mediática, Criminología Psicoanalítica, Criminología Ecológica, Criminología Vial, Criminología Cibernética, etcétera), sin especificar sobre su fundamento o los límites de abordaje en determinado fenómeno antisocial.

Pero esto sucedió y sucede en México, con un trasfondo de lucro económico evidente o con dejos de ignorancia sobre la validación de una disciplina.

En otros países la Criminología tiene su lugar, que aunque no el deseado, si el que se ajusta a lo que se ha descubierto en esta ciencia.

Con esto no critico la intención; si no la forma, critico a los personajes que promueven una especialización sin fundamentos, que en lugar de aportar investigación que reforce este avance científico, de la nada se han autonombrado Criminólogos Esotéricos, Espaciales, De la Salud, Mediáticos, Empresariales, Corporativos, Educativos, etcétera; que hoy capacitan a otros sin estar ellos mismos capacitados y cuyo motor principal es el beneficio económico.

Estoy convencido que hay mucho campo de oportunidad en materia de investigación científica en Criminología y la necesidad de expecializar al Criminólogo; soy consciente que no todos saben y pueden hacer investigación, pero no es excusa para inventar aplicaciones o alcances que no han sido validados mediante metodología.

Lo que nos queda es promover, crear y exigir conocimiento científico, así como saber detectar a los falsos promotores y capacitadores que se benefician simulando teoría nueva. Asimismo, es necesario comprender las atribuciones de la Criminología y comprender también qué es lo que no alcanza con la teoría existente; para no usurpar funciones que ya realizan otras disciplinas.


Te invito a leer también: La Escasez de Criminólogos Científicos.


Opina sobre esto por favor y suscríbete a la revista con tu correo electrónico para enterarte de nuevos contenidos.


Criminólogo Omar Alejandro De León Palomo

Omar Alejandro De León Palomo

El Autor es Escritor y Conferencista, Licenciado en Criminología con Maestría en Criminología y Ciencias Forenses, autor del Libro “Definición Moderna de la Criminología de México” y Director de Criminociencia (www.criminociencia.com).

Contacto:
E-mail: proteger.o.servir@hotmail.com
Facebook: Omar Alejandro De León Palomo
Página Web: omardeleon.criminociencia.com

Si te ha gustado el Artículo da clic aquí:



Sigue Criminociencia en Facebook:


Derechos Reservados © EDITORIAL CRIMINOCIENCIA.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Editor.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*