La Falacia del Valor Cero de los Informes y Dictámenes en las Audiencias de Juicios Orales

Por Omar Alejandro De León Palomo

Hay varios detalles que me parece que están para mejorar en la participación de los peritos u otros intervinientes en las audiencias de juicios orales.

El primero es el relacionado con la participación del testigo experto, de los peritos, ya sea en Criminalística, Balística, Lofoscopía, etc.

Y es que en las audiencias existen varias restricciones para el profesional, una de ellas es que no puede valerse de recursos como los dictámenes o informes impresos para responder a los cuestionamientos del Agente del Ministerio Público o de la defensa del imputado.

En ocasiones, los casos de los cuales el perito debe dar testimonios, sucedieron hace dos años, y en el juicio se espera que el perito responda las preguntas como si recordara con lujo de detalles las fechas, números de expedientes, oficios, nombres, números de serie, resultados, etc.

Lo cual es absurdo, dado que los peritos generalmente llevan muchos casos mensualmente y memorizar todos esos datos de cada informe entregado es pedir algo imposible.

Mucho se habla de que el dictamen realizado tiene valor cero en un juicio y a eso puedo decir que es mentira.

No por esa frase vamos a dejar de hacer correctamente en el fondo y la forma el documento, ya que tanto la defensa del inculpado como el agente del ministerio público lo estudiarán, antes y durante el juicio para encontrar similitudes y contrariedades en lo dicho por el perito.

Es decir, a pesar de que la argumentación es oral, se estará examinando si el perito dice algo diferente que lo expuesto en el dictamen, y si es así alguna de las partes va a objetar, indagar sobre lo dicho y finalmente puede alegar contradicción, llegando a “tumbar”, como se le dice en el argot de los peritos, el informe o dictamen realizado.

Por eso el dictamen tiene mucho valor, y tal parece que se busca que el perito caiga en contradicción al cambiar algún dato, siendo este ya no un ejercicio de la verdad sino de examen de la memorización del perito.

Posiblemente si se pueda aplicar esa restricción de no tener algún documento a la víctima, ofendidos, imputado, testigos oculares, presenciales o de oídas, pero pedirlo a un perito, que precisamente no sabe de un caso eventualmente sino del diario, es algo muy infructuoso.

En cuanto a la metodología utilizada en el dictamen o informe, de esa no hay discusión, es un apartado que el perito debe describir cien por ciento de memoria o sin apoyo, porque es el experto en la disciplina que desempeña.

Existe el recurso de lectura para apoyo de memoria o “refresco de memoria”, como lo marca el Código Nacional de Procedimientos Penales Mexicano, donde al perito se le puede mostrar una parte del informe o dictamen para recordar, pero solo una parte, ocultando otras, como si no hubiera firmado el perito o lo hubiera realizado el mismo.

¿Cuál sería la diferencia en que el perito tenga el recurso de usar su dictamen durante la audiencia, si el objetivo es que el juez se entere? El perito no podría mentir más allá de lo que dice el dictamen, porque la defensa o el Agente del Ministerio Público lo objetaría o alegaría algún recurso como la contradicción.

Porque también hay que mencionar que en ocasiones los citatorios para las audiencias orales son unos pocos días antes y esto puede no darle oportunidad de memorizar la información, por diferentes motivos, que esté de guardia laboral, que atienda un peritaje complicado o meticuloso, etc. Y sí, puede usar el recurso de memoria en diversas ocasiones, pero puede ser esto un motivo para que se desacredite al perito o no se pueda rendir la información necesaria.

Imagina un peritaje muy bien realizado que apoyaría en la decisión y sentencia del Juez, y que el perito no recuerde información de su dictamen. Por un motivo de memoria se perdería el Juez de conocer lo realizado en tiempo y forma por el perito.

Por tal motivo, considero que la oralidad no se pierde si el perito tiene en sus manos su informe o dictamen, al contrario, se procura que lo dicho esté completo y sirva. Me ha tocado ver a peritos, y asimismo, estar en la situación estresante de tener que memorizar mucha información porque no sólo se intervino en un peritaje, y esto es una situación que abre posibilidad de cometer errores.

Te agradezco haber leído mis ideas y te invito a opinar sobre el tema.


Gracias por leerme; te invito a que comentes que te ha parecido este artículo, y asimismo, que te unas al grupo de WhatsApp que he creado, nombrado CRIMINOLÓGICAMENTE para hacerte llegar personalmente información sobre éstas dos profesiones. (Es un grupo sólo para avisarte de mis publicaciones y material de Criminología y Ciencias Forenses, no te preocupes por excesos de conversaciones o notificaciones).

Clic en la imagen para ir al grupo


Artículos que te invito a leer también: La Especialización Forzada de la Criminología,  Criminología Paranormal.


Criminólogo Omar Alejandro De León Palomo

Omar Alejandro De León Palomo

El Autor es Escritor y Conferencista, Licenciado en Criminología con Maestría en Criminología y Ciencias Forenses (Posgrado Nacional de Calidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología). Autor del Libro “Definición Moderna de la Criminología de México” y Director de Criminociencia (www.criminociencia.com).

Contacto:
E-mail: proteger.o.servir@hotmail.com
Facebook: Omar Alejandro De León Palomo
Página Web: omardeleon.criminociencia.com


 


Derechos Reservados © EDITORIAL CRIMINOCIENCIA.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Editor.

Si te ha gustado el Artículo da clic aquí:



Sigue Criminociencia en Facebook:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*