Contaminación del Policía con Residuos de Disparo y la Transferencia a Detenidos

Redacción

Los policías generalmente verifican y cargan su armamento antes de salir al turno, por lo tanto he ahí un problema, pues si bien sabemos cualquier evidencia traza puede ser transferida, ya nos lo señala el principio de Locard, que siempre habrá un intercambio de indicios cuando haya contacto entre dos cuerpos.

Un arma de un oficial en algún momento es accionada, tal como en entrenamientos o en enfrentamientos. Quedando los residuos en sus superficies.

En un estudio llevado a cabo en el Laboratorio de Ciencias Forenses de Australia del Sur, fueron muestreados 33 oficiales de la policía, utilizando como instrumento Muestreadores de Campo Forenses G040GS ProSciTech, los cuales son utilizados para recabar Antimonio, Bario, Plomo y Cobre, directamente en las manos del cuerpo humano.

Se llevaron a cabo 50 toques por mano con el muestreador (instrumento), en palma, parte anterior de los dedos y membranas entre el pulgar y el índice. El dorso de toda la mano, es decir, la parte posterior de la mano no fue muestreada porque los agentes no habían disparado el arma (siendo no inclusivo en el estudio).

Con el estudio se obtuvo que el 85% de los oficiales tenía residuos de disparo de arma de fuego, producto del contacto con las mismas al manipularlas horas antes.

Por lo tanto, existe gran probabilidad de una transferencia secundaria hacía algún detenido, al colocarle las esposas, al registrarlo o inclusive a tener cualquier tacto con él.

REFERENCIA:

Cook, Michael. (2016). Gunshot residue contamination of the hands of police officers following start-of-shift handling of their firearm. Forensic Sicience International. 269. pp 56-62. DOI: https://doi.org/10.1016/j.forsciint.2016.11.002.


Derechos Reservados © EDITORIAL CRIMINOCIENCIA.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Editor.

Deja un comentario