¿Somos más los buenos?

Por Omar Alejandro De León Palomo