Dato Forense 01 – El Ánima Rayada del Cañón

En la mayor parte de las armas de fuego el cañón tiene un ánima rayada, en su interior hay estrías y surcos helicoidales que al disparar imparte un movimiento de rotación al proyectil a lo largo de su eje longitudinal. Esto sirve para estabilizar giroscópicamente dicho proyectil, mejorando su estabilidad aerodinámica y por tanto su precisión.


El ánima de un arma de fuego se encuentra en la parte interna del cañón, es el conducto por donde la bala recorre su curso para salir del cañón.

Ésta ánima puede ser de dos tipos: Rayada o Lisa. La fotografía anterior nos muestra una ánima rayada.

Al salir el proyectil disparado, debido a la propulsión que ocasiona la explosión de la pólvora, éste recorre el ánima hacia el exterior de la misma. En este transcurso debe prepararse para salir, y esta salida debe ser con una trayectoria controlada.

Como conclusión tenemos que el ánima estará rayada o no según las necesidades, primordialmente basado en los tipos de proyectil. Ya que estos pueden ser únicos y múltiples. Éstos últimos son lo que usan armas como las escopetas que lanzan perdigones y las ánimas son generalmente lisas.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*