Pobreza Económica: De la Deserción Escolar al Delito

Redacción

Mucho nos preguntamos ¿por qué cometió un delito ese joven si está estudiando? ¿por qué ese niño dejo de estudiar y se puso a trabajar? Una de las respuestas está en que muchas familias en el mundo tienen recursos económicos insuficientes, pero hay padres que se aferran a que sus hijos estudien, aunque en casa no haya para comer o para otras cosas, pero ¿Cuál es la intención? La respuesta está en que los padres quieren ver a sus hijos triunfar y que no vivan las carencias que ellos vivieron o están viviendo.

En un estudio internacional longitudinal que se realizó en Reino Unido y Norte América, con una muestra de más de 30 mil personas, uno de los datos más importantes que arrojó fue que los jóvenes estudiantes en situaciones de bajos recursos sufren de aburrimiento y la sensación de desesperanza o inutilidad, es decir, los jóvenes empiezan a ver que en casa no hay recursos y sienten que no hay apoyo inmediato por su parte y enseguida dejan la escuela.

Algunos toman trabajos duros y otros generalmente empiezan a usar drogas, tener amigos que no estudian, así como cometer delitos.

REFERENCIA:

Farrall, Stephen, et al. (2020). The Role of Radical Economic Retructuring in Truancy from School and Engagement in Crime. The British Journal of Criminology, 60 (1), 118–140.

Si te ha gustado el Artículo da clic aquí:



Sigue Criminociencia en Facebook:


Derechos Reservados © EDITORIAL CRIMINOCIENCIA.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Editor.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*