Sobre la Existencia Permanente de la Duda Razonable al Juzgar

Por Omar Alejandro De León Palomo

Los elementos básicos para iniciar un juicio son los siguientes: Que exista la comisión de un delito, las pruebas, los testigos y el indiciado.

El servidor público con mayor cercanía al caso que se juzga sin duda es el agente del ministerio público investigador, quien conoce del mismo y ha tenido una cercanía objetiva y física con los elementos básicos mencionados, el que se haya llegado hasta la etapa de juicio implica que posee las pruebas suficiente para sostener su postura de parte acusadora.

Pero existen aspectos que hacen poco objetiva la decisión final de los jueces sobre el caso:

La moral juega un papel muy importante, pero el problema con la moral es que es muy subjetiva. El juez solo juzga con base en lo desarrollado en los documentos, sin la ventaja de una visión más amplia de lo que se le trata de hacer como verdad*.

El problema con la duda razonable es que siempre existe, la delincuencia nos ha mostrado como la posibilidad de lo imposible y la complejidad conductual del ser humano acechan a la verdad jurídica.

En el actual sistema de justicia el sujeto es “inocente hasta que se demuestre lo contrario”, las pruebas toman un papel de relevancia, pero ¿Existe alguna prueba que realmente deje objetivamente convencido al juez que su decisión fue la correcta?

Una de las pruebas de mayor uso, aun cuando en algunos casos sus métodos de obtención son de  dudosa procedencia, es la confesión. Pero esta confesión puede estar coaccionada por diferentes medios, una tortura, amenazas o para cubrir a otro sujeto, entre otros.

Las evidencias pueden ser plantadas, obtenidas de forma ilegal o relacionadas con el sospecho de manera provocada. Los testigos pueden ser manipulados, con base en su inteligencia pueden expresar hechos que consideran verídicos aun cuando no sea así, pueden además ser fabricados por la defensa.

¿Realmente se puede carecer de una duda razonable al emitir un juicio? ¿Aun cuando solo se testifique en base a reportes, dictámenes u opiniones? ¿En que se basa el veredicto? ¿En el instinto o en la razón?

* Artículo escrito antes de la implementación del Nuevo Sistema Penal Acusatorio


Omar Alejandro De León Palomo Criminólogo Criminológicamente

Omar Alejandro De León Palomo

El Autor es Escritor y Conferencista, Licenciado en Criminología con Maestría en Criminología y Ciencias Forenses, autor del Libro “Definición Moderna de la Criminología de México” y Director de Criminociencia (www.criminociencia.com).

Contacto: E-mail: proteger.o.servir@hotmail.com  Facebook: Omar Alejandro De León PalomoPágina Web: omardeleon.criminociencia.com


Derechos Reservados © EDITORIAL CRIMINOCIENCIA.

Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Editor

2 Comments en Sobre la Existencia Permanente de la Duda Razonable al Juzgar

  1. juan Raul Yenzi // 30 octubre, 2014 en 3:49 pm // Responder

    Aparte de todo lo dicho en este articulo, es también la continua recusación que pone la defensa; el juicio se dilata, el acusado termina libre por prescripción de la causa o porque paso mucho tiempo preso sin condena así que nunca se supo si era culpable o inocente.

  2. rosalba segura cabello // 24 julio, 2016 en 12:36 am // Responder

    todo lo de el derecho es muy dificil y ademas se necesita mucha experiencia como adjunto ayudante o practicas

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*